• Наши партнеры
    Baer-auto.ru - Доступная аренда автомобиля в Челябинске, забронировать авто
  • Cлова на букву "E"


    А Б В Г Д Е Ж З И Й К Л М Н О П Р С Т У Ф Х Ц Ч Ш Щ Э Ю Я
    0-9 A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
    Поиск  

    Показаны лучшие 100 слов (из 795).
    Чтобы посмотреть все варианты, нажмите

     Кол-во Слово
    203EACH
    119EAR
    210EARTH
    102EASY
    224ECCO
    146ECHO
    150EFECTO
    134EIGHT
    173EITHER
    127EJEMPLO
    261ELDER
    115ELENA
    1398ELLA
    233ELLO
    340ELLOS
    281ELSE
    359EMBARGO
    235EMPEZO
    102ENCIMA
    105ENCUENTRO
    382END
    105ENFANT
    107ENFERMEDAD
    173ENFERMO
    102ENGLISH
    319ENOUGH
    115ENTER
    125ENTERED
    633ENTONCES
    160ENTRAR
    374ENTRE
    105ENTRO
    109ENVELOPE
    206EPANCHIN
    1661ERA
    206ERAN
    119ERANO
    228ERE
    207EROE
    534ESA
    185ESAS
    161ESCALERA
    110ESCENA
    584ESE
    1130ESO
    233ESOS
    193ESPECIALLY
    138ESPECIE
    151ESPERABA
    113ESPERANZA
    121ESPIRITU
    137ESSERE
    348EST
    1565ESTA
    1105ESTABA
    177ESTABAN
    294ESTADO
    149ESTAN
    175ESTAR
    814ESTE
    856ESTO
    245ESTOS
    381ESTOY
    129ESTUVO
    1162EVEN
    373EVENING
    161EVENT
    363EVER
    726EVERY
    239EVERYONE
    568EVERYTHING
    227EVGENIE
    193EVIDENCE
    166EVIDENTLY
    119EVIL
    110EXACTAMENTE
    146EXACTLY
    196EXCELLENCY
    122EXCEPT
    117EXCITED
    128EXCITEMENT
    160EXCLAIM
    130EXCLAME
    448EXCLAMO
    168EXCUSE
    152EXIST
    102EXPECT
    138EXPECTED
    112EXPECTING
    182EXPLAIN
    132EXPLAINED
    152EXPLANATION
    184EXPRESION
    107EXPRESS
    248EXPRESSION
    111EXTRANA
    113EXTRANO
    149EXTRAORDINARY
    153EXTREMELY
    659EYE

    Несколько случайно найденных страниц

    по слову ENCONTRADO

    1. Dostoevsky. Los hermanos Karamazov (Spanish. Братья Карамазовы). Tercera parte. Libro VIII. Mitia. Capítulo V. Una resolución repentina
    Входимость: 2. Размер: 38кб.
    Часть текста: incluso el menor detalle. La pobre Fenia era incapaz de darse cuenta de nada. Se había sentado en un cajón y alli permanecía temblorosa, con los brazos tendidos como para defenderse, sin hacer el menor movimiento. Con las pupilas dilatadas por el espanto, miraba a Mitia y a sus manos manchadas de sangre. Por el camino debía de habérselas llevado a la cara para limpiarse el sudor, pues tenía manchas de sangre en la frente y en el carrillo derecho. Fenia estaba a punto de sufrir un ataque de nervios. La vieja cocinera parecía que iba a perder el conocimiento. Tenía los ojos desorbitados como una loca. Dmitri se sentó maquinalmente al lado de Fenia. Estaba sumido en una especie de estupor. Sus pensamientos erraban. Pero todo estaba claro para él. La misma Gruchegnka le había hablado de aquel oficial y de la carta suya que había recibido un mes atrás. Así, desde hacía un mes, la intriga amorosa se había urdido sin que él se diera cuenta. El oficial había llegado antes de que él le hubiera vuelto a dedicar un solo pensamiento. Cómo se explicaba esto? La pregunta surgió ante él como un monstruo y lo dejó helado de espanto. De pronto, olvidándose de que acababa de maltratar y horrorizar a Fenia, empezó a hablarle con gran amabilidad, a interrogarla con una precisión impropia del estado de turbación en que se hallaba. Aunque...
    2. Dostoevsky. Crimen y castigo (Spanish. Преступление и наказание). Cuarta parte. Capitulo II
    Входимость: 1. Размер: 34кб.
    Часть текста: y parece abrigar algún proyecto misterioso. Qué es lo que proyectará? Hay que proteger a Dunia contra él. Estaba deseando poder decírtelo. -Protegerla? Pero qué mal puede él hacer a Avdotia Romanovna? En fin, Rodia, te agradezco esta prueba de confianza. Puedes estar tranquilo, que protegeremos a tu hermana. Dónde vive ese hombre? -No lo sé. -Por qué no se lo has preguntado? Ha sido una lástima. Pero te aseguro que me enteraré. -Te has fijado en él? -preguntó Raskolnikof tras una pausa. -Sí, lo he podido observar perfectamente. -De veras lo has podido examinar bien? -insistió Raskolnikof. -Sí, recuerdo todos sus rasgos. Reconocería a ese hombre entre mil, pues tengo buena memoria para las fisonomías. Callaron nuevamente. -Oye -murmuró Raskolnikof-, sabes que...? Mira, estaba pensando que... no habrá sido todo una ilusión? -Pero qué dices? No lo entiendo. Raskolnikof torció la boca en una sonrisa. -Te lo diré claramente. Todos creeréis que me he vuelto loco, y a mí me parece que tal vez es verdad, que he perdido la razón y que, por lo tanto, lo que he visto ha sido un espectro. -Pero qué disparates estás diciendo? -Sí, tal vez esté loco y todos los acontecimientos de estos últimos días sólo hayan ocurrido en mi imaginación. -A ti te ha trastornado ese hombre, Rodia! Qué te ha dicho? Qué quería de ti? Raskolnikof no le contestó. Rasumikhine reflexionó un instante. -Bueno, te lo voy a contar todo -dijo-. He pasado por tu casa y he visto que estabas durmiendo. Entonces hemos comido y luego yo he...
    3. Dostoevsky. Los hermanos Karamazov (Spanish. Братья Карамазовы). Cuarta parte. Libro XII. Un error judicial. Capítulo XI. Ni dinero ni robo
    Входимость: 1. Размер: 17кб.
    Часть текста: de los tres mil rublos y, por lo tanto, la posibilidad de que se hubiera cometido el robo. -Señores del jurado, lo más sorprendente de este caso es la acusación de robo, a la vez que la imposibilidad absoluta de indicar a ciencia cierta lo que se ha robado. Se dice que han desaparecido tres mil rublos, pero nadie sabe si este dinero ha existido realmente. Juzguen ustedes. Ante todo, cómo nos hemos enterado de la existencia de esos tres mil rublos y quién los ha visto? Sólo sabemos lo que nos ha dicho el sirviente Smerdiakov: que estaban en un sobre en el que se habían escrito unas palabras. Smerdiakov habló de este sobre, antes del suceso, al acusado y a Iván Fiodorovitch. También informó a la señorita Svietlov. Pero ninguna de estas tres personas ha visto el dinero. De aquí que no podamos menos de preguntarnos: si este dinero ha existido verdaderamente, y, si Smerdiakov lo había visto, cuándo lo vio por última vez. Además, no pudo ocurrir que Fiodor Pavlovitch, sin decírselo a su criado, retirase los billetes de su cama y los volviera a guardar en la cajita donde los tenía habitualmente? Observen ustedes que, según Smerdiakov, el sobre estaba escondido debajo del colchón. Por lo tanto, el ladrón tuvo que sacarlo de allí. Sin embargo, la cama estaba...
    4. Dostoevsky. Los hermanos Karamazov (Spanish. Братья Карамазовы). Primera parte. Libro III. Los sensuales. Capitulo X. Las dos juntas
    Входимость: 1. Размер: 28кб.
    Часть текста: creído antes. Había en ello algo enigmático. Iván le había anticipado algunas cosas, sospechadas desde hacía mucho tiempo, y ahora se sentía como atado por ellas. Otra cosa extraña: hacía un momento iba en busca de Catalina Ivanovna presa de extraordinaria turbación, y ahora la turbación había desaparecido por completo. Incluso aceleraba el paso como si esperase recibir de ella alguna revelación. Sin embargo, su misión era ahora más penosa que cuando se la había confiado Dmitri. La posibilidad de devolver los tres mil rublos se había desvanecido, y Dmitri, al ver perdido su honor definitivamente, se hundiría cada vez más en el lodo. Además, Aliocha tenía que explicar a Catalina Ivanovna la escena que se acababa de desarrollar en casa de su padre. Eran las siete y anochecía cuando Aliocha llegó a casa de Catalina Ivanovna, que habitaba en un magnífico piso de la Gran Vía. Aliocha estaba enterado de que...
    5. Dostoevsky. Crimen y castigo (Spanish. Преступление и наказание). Segunda parte. Capítulo V
    Входимость: 2. Размер: 31кб.
    Часть текста: fijarse en Raskolnikof, que seguía echado en el mísero diván, vestido con ropas no menos miserables, y que le miraba como los demás. Después el visitante observó atentamente la barba inculta, los cabellos enmarañados y toda la desaliñada figura de Rasumikhine, que, a su vez y sin moverse de su sitio, le miraba con una curiosidad impertinente. Durante más de un minuto reinó en la estancia un penoso silencio, pero al fin, como es lógico, la cosa cambió. Comprendiendo sin duda -pues ello saltaba a la vista que su arrogancia no imponía a nadie en aquella especie de camarote de trasatlántico, el caballero se dignó humanizarse un poco y se dirigió a Zosimof cortésmente pero con cierta rigidez. -Busco a Rodion Romanovitch Raskolnikof, estudiante o ex estudiante -dijo, articulando las palabras sílaba a sílaba. Zosimof inició un lento ademán, sin duda para responder, pero Rasumikhine, aunque la pregunta no iba dirigida a él, se anticipó. -Ahí lo tiene usted, en el diván -dijo-. Y usted qué desea? La naturalidad con que estas palabras fueron pronunciadas pareció ablandar al presuntuoso...

    © 2000- NIV